Conoce a nuestro servidor principal

En la Misa, antes de recibir La Eucaristía, de fray, "Señor, no soy digno de que entres en mí casa, pero una  palabra tuya bastara para salvarme". Estas palabras básicamente se levantan de las palabras del centurión cuyo esclavo Jesús sanó. Hay mucho que podemos aprender de este episodio.

Números 21, 4-9 Salmo 78, 1-2, 34-35. Filipenses 2, 6-11   Juan 3, 13-17

familia, amor, misión, salvación, Jesús, Dios, bautizo

Lecturas: Jeremías 1, 4 – 5, 17 - 19.   Salmo 71, 1 – 6. 15 – 17.